Producto del atraso de la construcción del cementerio de Alto Hospicio y además de la existencia de un anexo de contrato que aumenta en 163 días la entrega de éste y  así, el Municipio de Alto Hospicio evita cursar las multas que corresponde a la empresa constructora, es que los Consejeros Regionales de Tarapacá, realizaron una fiscalización donde posteriormente, el Diputado Ramón Galleguillos solicitó al Contralor Nacional, que instruya a la Contraloría de Tarapacá, una completa investigación y auditoría a la Municipalidad de Alto Hospicio.

En solicitud realizada en la Cámara de Diputados, Galleguillos indicó que, “en el año 2016 el Consejo Regional aprobó los 4.830 millones de pesos, necesarios para este proyecto, el cual estaba completo desde el punto de vista arquitectónico y de ingeniería, lo cual, obviamente, era uno de los requisitos para que, desde el Gobierno Central de la época, pudieran destinarse tal cantidad de recursos”.         Una de las principales preocupaciones del Diputado y ex Alcalde de Alto Hospicio,  es “probablemente, se soliciten más recursos para esta obra por parte de la Empresa, pero nos enfrentamos a graves problemas e irregularidades, pues este proyecto de más de 4.800 millones de pesos fue adjudicado en septiembre del año 2017 a una empresa privada, quien disponía, según bases técnicas y administrativas, aceptadas por la empresa, de un plazo de 315 días contados desde el 11 de octubre de 2017; es decir, este cementerio debería haber sido finalizado en agosto de 2018”

El Parlamentario, espera que, por el bien de los Hospicianos, se tenga claridad de lo que sucede con la construcción del Cementerio de Alto Hospicio.